Semana Santa 2024 y el turismo 


Una de las fuentes esenciales del turismo en el mundo es sin duda la corriente originada por sus propios nacionales y residentes dentro de un país. El famoso turismo interno que tantas satisfacciones nos ha dado y sacado de todas las caídas que hemos tenido, hoy, una vez más, está allí para decirnos que sigue y seguirá siendo el gran protagonista del turismo en el Perú.

Sin embargo, debo reconocer el giro que ha dado su tratamiento por parte de todos sus actores en estos últimos años debido al inesperado crecimiento económico del país que ha generado a su vez, millones de nuevos clientes nacionales provenientes del nivel socio económico C. Esta avalancha de compradores de servicios ha alimentado los fines de semana largos, fiestas y feriados. El resultado es que tenemos hoy en día una demanda[1]. Y esa es en estos días de feriado largo la Semana Santa 2024.


Semana Santa. Tarma. Foto: Dario Correo.

Tengo el convenimiento que los ofertantes de nuestra planta turística a saber: transportistas, agencias de viajes, hospedajes, alimentos y bebidas, guías de turismo, museos, centros históricos, taxistas y toda la larga cadena productiva de nuestro sector se han preparado con largueza aguardando las fechas decisivas de prestación de sus servicios.

Es decir, presentación del producto en el 100% de operación, mantenimiento, innovaciones, reparaciones, reemplazos de partes y piezas, preparación, adiestramiento y capacitación del personal, en atención al cliente principalmente y…..que el barrio y la ciudad se encuentren impecables: limpieza, recojo de basura, señalizaciones, información al turista desde módulos u oficinas, semáforos que funcionen, y…..sobre todo seguridad.

En otros términos, la manija de este juego es: no competimos hospedajes con el que está al frente o restaurantes con el de a la vuelta y menos, agencias de viajes con la de la plaza de armas. No amigos. El juego es competimos destinos con destinos. No empresas con empresas. Sería un error concebir tamaño pensamiento a estas alturas del partido y en pleno 2024.

Por estas razones, debemos de reflexionar en el sentido del trabajo colectivo, corporativo para que el destino y tu negocio caminen. Sería imposible avanzar si el gremio de turismo no ha coordinado previamente su actuación sin el diálogo con el comisario y el alcalde, el centro de salud y el serenazgo. Entonces, el papel el gremio de turismo tiene aquí un valor ilimitado para convertirse en verdadero destino.

La Semana Santa en el Perú siempre ha sido un imán de viajeros que se desplazan a los destinos tradicionales donde esta festividad cristiana tiene fama, prestigio, historia y religiosidad. Al mismo tiempo de viajar con la motivación religiosa, acompaña otras razones: descanso, esparcimiento, naturaleza, aventura, gastronomía. Bien por nuestros negocios.

Dice el ministro MINCETUR Mathews que se desplazarán 1 millón 400 mil personas en este feriado largo generando un gasto de aproximadamente US$195[2] millones. Ojalá que sean más viajeros y más gasto de aquellos. El destino principal sigue siendo Lima y a continuación Ica, Junín, Piura, Ayacucho y Arequipa. El gasto promedio de cada visitante es de S/ 514. Espero que esta cifra sea incrementada con largueza.

Mi ranking personal de Semana Santa atendiendo mis visitas a muchas de ellas en el país por su devoción, facilidades en las conexiones, permanencias y esmero en la atención es esta: Tarma, Catacaos, Cajamarca, Arequipa, Ayacucho, Huaraz y Cusco.

A viajar se ha dicho ¡!!

[1] Inmediata aparición de este texto en:

Introducción al Turismo. Teoría y Realidad Peruana. 13era. Edición 2024.

Artículos relacionados

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://turibooks.com/